EL ALQUIMISTA Y LOS INSTRUMENTOS MUSICALES

Libreto de ópera
1 hora
Personajes

Trotapesquis
Señor Papanatti
Clarinete
Viola
Flauta
Alquimista
Arpa
Trompa
Timbal
Srta. de Rocafort
Violonchelo
Instrumentos
Duque de Rocafort
Violin
Oboe
Coro de fantasmas
Coro de resucitados

La estructura de la obra permite a los personajes desdoblase:

1 Flauta-Trompa- Srta. de Rocafort
2 Viola-Oboe-Arpa
3 Clarinete-Violín-Timbal
4 Violonchelo- Alquimista- Papanatti
5 Trotapesquis- Duque de Rocafort
Coro de fantasmas- Coro de Resucitados

Fragmento

Luz en varios puntos de la oscuridad escénica.
Luces cenitales sobre el coro de títeres fantasmales,
con blancas camisolas largas y media máscara en el
rostro.

CORO DE FANTASMAS.- Éramos una coral de carne y hueso,/
pero el alquimista de Rocafort/ bien que nos la jugó.

(Seguido por el haz de un cañón de luz, aparece Tratopesquis. por el patio de butacas. El títere viste blusa blanca con anchos tirantes negros y se toca con un sombrero hongo.)

TROTAPESQUIS.- ¡Estoy harto!/ El señor Papanatti/ sólo
se acuerda de este trotamundos/ cuando en El Pájaro Bufo/
hay líos y sustos...

(Foco sobre el señor Papanatti con media máscara en la faz.)

PAPANATTI.- (Voz de bajo.) Trotapesquis, ayúdame/ y sal
por pies.../ Tratapesquis, inventa algo/ y corre como un
galgo...

CORO DE FANTASMAS.- Éramos una coral en libertad,/ pero
el marqués de Rocafort/ bien que nos la jugó.

PAPANATTI.- Trotapesquis, querido,/ la Flauta y el
Clarinete han huido./ Trotapesquis, agudiza el
ingenio,/ pues no es de recibo/ que la Compañía se
quede/ sin sus divos...

CORO DE FANTASMAS.- éramos una coral de carne y hueso,/
pero el alquimista de Rocafort/ en duendes nos
transformó.

TROTAPESQUIS.- Signore Papanatti,/ señor representante y
regidor,/ ¿es que sólo sirvo para resolver líos?

PAPANATII.- Tienes en el cráneo/ una chispa de circo,/
Trotapesquis, ruego/ la pongas a mi servicio.

CORO DE FANTASMAS.- ¿Qué mal de ojo/ pesa sobre este
teatrillo?/ Alquimista duende,/ olvida tus artimañas/
con la Flauta y el Clarinete.

TROTAPESQUIS.- Un momento,/ para seguir con el cuento/
hay que dar un paso atrás/ en el tiempo.

(Se apagan luces. De forma gradual un foco ilumina al títere Clarinete, que mira, arrobado, hacia otro punto de luz donde está la Viola.)

CLARINETE.- Una fuente, la catedral,/ bajo lluvia de
alas blancas de paloma/ allí estaba la Viola,/ qué
acordes, quée melodías,/ entre instrumentos musicales,/
qué bella resplandecía mi Viola.

VIOLA.- Entre el público,/ los ojos de un Clarinete/
sobre los míos./ El alado Cupido,/ con sus dardos, en el
asfalto/ nos dejó clavados.

CLARINETE.- Lirios y odas/ merece mi Viola.

PAPANATTI.- Clarinete, olvida esa orquesta,/ con su
utopía a cuestas./ ¿Música instrumental en la calle?/
Qué disparate./ Trotapesquis, recupera a los dos astros/
o hay que cerrar el teatro.


CORO DE FANTASMAS.- Papanatti y su lógica:/ ¿una
orquesta con la utopía a cuestas?


PAPANATTI.- Qué irracional disparate./ Música
instrumental en la calle.


(Bajo una luz cenital surge la Flauta, es muy coquetuela y luce un sombrero rosa.)


FLAUTA.- Y resulta ser/ que soy la musa oficial del
Clarinete,/ su novia de todos los días,/ y casi en el
altar,/ una Viola lagartona/ me lo quiere birlar.


CLARINETE.- Mi Viola es/ mi, do, re, mi fa, sol.../
Vuelo a buscarla/ a la mansión de Rocafort. (Se apaga su
foco.
)


FLAUTA.- Y yo, y yo/ con mi sombrero rosa/ y mis
zapatos de charol... (Se apaga su foco.)


PAPANATTI..- Por favor,/ Trotapesquis,/ acción...


TROTAPESQUIS.- Sí, tal vez, lo sé,/ en mi sombrero de
taumaturgo anida la solución.


CORO DE FANTAMAS.- ¿Quién lo iba imaginar? / ¿Fue el
azar?/ ¿O su parienta la casualidad?/ Pero instrumentos
musicales/ invaden el caserón/ donde un duende
alquimista nos vampirizó.


PAPANATTI.- Trotapesquis,/ a esos dos/ péscamelos/ con
el anzuelo/ de tu imaginación...


CORO DE FANTASMAS.- Papanati está cabizbajo,/ dos
estrellas del bel canto/ se han esfumado./ Se fue el
Clarinete-tenor/ qué voz para tan alto señor,/ tras él
se largó la Flauta-soprano/ echando espumarajos./ Sin
divos no hay función./ Papanati y sus monsergas,/ El
Pájaro Bufo está de huelga.


PAPANATTI.- ¡Porca miseria!/ Me van a despedir.../
Bambalinero,/ de tu manga de marionetista/ extrae un
ardid.


(Oscuridad. Luces dirigidas sólo para el Coro y Trotapesquis, recostado sobre un carrito repleto de marionetas.)


TROTAPESQUIS.- Fui tramoyista,/ electricista,/
equilibrista,/ volantinero,/ apuntador,/ y en mis ratos
de ocio/ saxo tenor.


CORO DE FANTASMAS.- Papanatti y sus monsergas,/ El
Pájaro Bufo está de huelga./ Y el Alquimista sueña en
poseer/ su propia orquesta.

(El Alquimista trabaja en su crisol. De pronto se gira hacia el montón de marionetas, atrapa a un par de fantoches y canta con voz de bajo.)


ALQUIMISTA.- Ni la juventud eterna/ ni el vil metal/ me
roban la tranqulidad.

CORO DE FANTASMAS.- En vez de buscar oro,/ transformaste
en espíritus/ a un coro.

ALQUIMISTA.- Con estos monigotes/ y un soplo de alquimia,/ la
orquesta estaría servida. (Coge un muñeco, le ciñe un sombrero y
bailotea con él
.) Larararaaá,/ larororooó,/ tu pensamiento,/
doctor Paracelso,/ soñaba en crear vida artificial/ en el Renacimiento.


(Un foco ilumina al Arpa.)

ARPA.- (Tragicómica.) Pobre de nosotros,/ instrumentos
musicales,/ que sólo hacíamos música de calle...

(Se apaga su luz.)

ALQUIMISTA.- (Hablando.) Sois unos "okupas",/ ¿quién os
autorizó/ a invadir mi caserón?/ Pero ¿qué digo,
amigos?/ (Canta.)Soy una aparición sin edad,/ con sólo
una coral en propiedad.

(Aparece, temblando, la Trompa bajo una luz.)

TROMPA.- Botarate,/ sólo música de calle...

CORO DE FANTASMAS.- Huid, por aquí,/ por allá,/ el
alquimista tiene uñas de gato/ y os cazará de un
zarpazo...

(Se ilumina el personaje Timbal.)

TIMBAL.- Estamos atrapados.

ALQUIMISTA.- Por "okupas",/ os condeno a dedicarme/ un
réquiem eterno.

APARICION.- ¿Alguien quiere bailar un minué,/ acaso un
vals o un fox-trot/ con la señorita de Rocafort?

ALQUIMISTA.- (Dándose la vuelta.) ¡Una aparición!/ Y
dice ser/ la señorita de Rocafort...


SRTA. DE ROCAFORT.- Señorita sólo para ligar,/ pero me
muero de ganas de esquiar/ con mi Clarinete en la nieve.


ALQUIMISTA.- Señorita, muéstreme/ su carné de
identidad...

SRTA. DE ROCAFORT.- (Algo exhibicionista.) Mis
piernas.../ Mi carné.../ (Mostrando un gran tarjetón.)
¡Soy tu viuda, marqués!

ALQUIMISTA.- ¡Oh, Señor!/ Ella juega de farol./ Soy un
fantasma de oro/ y además solterón.

SRTA. DE ROCAFORT.- Pedazo de bizcocho,/ nos casamos en
el año 888.

ALQUIMITSTA.- En el 888 yo era un rey Midas/ con los
metales vulgares./ El oro me inspiraba odas/ y carecía
de tiempo para ir de bodas...

SRTA. DE ROCAFORT.- (Girando como una bailarina de
ballet.
) Yo quería música de violas,/ pero en mi noche
nupcial /sólo se oían oratorios,/ letanías, plegarias/ y
misas gregorianas...

ALQUIMISTA.- ¡Natural!/ Dos almas en pena/ fueron al
altar.

SRTA. DE ROCAFORT.- Qué frustración,/ en vez de amor,/
te fuiste a hacer alquimia a tu crisol./ Así fue cómo
una novia frustrada/ te envenenaba...

ALQUIMISTA.- (Retrocediendo.) ¿Me envenenaste?

SRTA. DE ROCAFORT.- (Mostrándole un vaso angosto con
líquido verdoso.
) ¿Huele, marqués mío?/ Hierba piojera,/
adormidera./ Barba de cabra,/ para estirar la pata.
/Regalíz de locos,/ para nublar el coco./ Rábano
silvestre,/ para traer la peste./ Sopa piojosa,/ para
llevarte a la fosa.

ALQUIMISTA.- ¿Soy un fantasma muerto?

SRTA. DE ROCAFORT.- Te enterré en el huerto.

ALQUIMISTA.- ¡Mi ánima estiró la pata!

SRTA. DE ROCAFORT ¡Me tenías harta!

ALQUIMISTA.- ¿Y tú, marimanta,/ quién realmente eres?

SRTA. DE ROCAFORT.- La viuda alegre.

ALQUIMISTA.- ¿Y cuándo te fuiste al hoyo?

SRTA. DE ROCAFORT.- En el año ochocientos ochenta y
ocho.

ALQUIMISTA.- Estoy hasta el gorro/ del ochocientos
ochenta y ocho./ ¿Y ahora qué quieres?

SRTA. DE ROCAFORT.- Bailar una contradanza/ y ligarme al
Clarinete...

(Danzan ambos, el marqués con evidente desgana hasta zafarse de la Srta. de Rocafort, y se esfuma. Ella esboza un mohín y se observa en un espejo de mano, mientras se iluminan, en un baturrillo, maniquíes e instrumentos musicales amodorrados.)